viernes, 19 de diciembre de 2014

Introducción al curso bíblico Historia de la Salvación: Lección 01

Primer tema del curso historia de la Salvación
 Abajo del escrito el audio de esta lección


INTRODUCCIÓN: Importancia y eficacia de la palabra de Dios.

Este curso que empezamos consiste en una exposición de la "Historia de la Salvación", es decir, estudiaremos la Biblia desde la primera página, en la que se narra cómo Dios creó todo lo que existe, hasta la última del Apocalipsis que nos recuerda las promesas de Jesús para toda su Iglesia.

No se trata de un estudio difícil reservado a los intelectuales o personas de cultura, sino un estudio sencillo y accesible a todos pues la naturaleza del curso es vivencial. Descubriremos que la Biblia es la Palabra de Dios que viene a iluminar nuestra vida y nuestro actuar, capaz de transformar nuestro ambiente si encuentra hombres que se abren a su acción.

Se requieren además ciertas condiciones para que se puedan aprovechar y asimilar mejor este curso:

1.     Gran apertura de corazón, pues lo que se pide para entender las verdades de la fe, no es cultura ni inteligencia, sino disposición.

2.     Lectura de fe, ya que la Biblia no es tan solo una obra literaria sino la Palabra que Dios dirige a los hombres. Por lo tanto, debe superarse la natural curiosidad intelectual que surge cuando nos disponemos a estudiar la Biblia (como por ejemplo, saber cómo ocurrieron las cosas o acumular argumentos para contestar a los protestantes, etc.)

3.     Perseverancia, pues nunca terminamos de aprender de la Palabra.

4.     Buscar ayuda y dirección en la misma comunidad cristiana, para evitar el aislamiento y empeñarse en hacer viva la Palabra en comunión con nuestra Iglesia Católica.

El objetivo principal de este curso es llegar a considerar la Historia de la Salvación, como nuestra propia historia personal. Por historia de la salvación entendemos "toda la narración de sucesos y acontecimientos bíblicos en los que se manifiesta la iniciativa de Dios para salvar a todos los hombres". Desde siempre el hombre ha sido la obra predilecta y amada de Dios, por eso busca su salvación dirigiéndole su Palabra de muchos modos y muchas maneras. Ese mensaje dirigido a los hombres de aquel tiempo, se convierte gracias a la Palabra en mensaje para nosotros el día de hoy, pues las experiencias de los personajes bíblicos son experiencias humanas por las que todos pasamos. La Historia de la Salvación es un tejido de historias de hombres y su relación con Dios; de cómo, a pesar de las miserias y debilidades de estos, Dios no se cansa de hablarles. Esa es la historia de salvación; la historia de amor entre Dios y los hombres o mejor dicho, del amor de Dios al hombre. Todas esas palabras, experiencias e historias, Dios quiso dejarlas plasmadas en la Escritura para que todos pudiéramos alimentarnos de ella; así pues a pesar de que ocurrieron hace muchos cientos de años, no son ajenas a nosotros, sino que reflejan nuestro mismo sentir y actuar. Como veremos más adelante la Palabra de Dios es siempre viva y actual.

¿QUÉ ES LA BIBLIA Y CÓMO SE LEE?

La palabra Biblia es de origen griego y significa libros; es una colección que incluye 73 libros que fueron escritos paulatinamente en el transcurso de más de mil años. Se divide en dos grandes secciones: Antiguo testamento y Nuevo testamento. La primera de ellas comprende 46 libros que abarcan la Historia de la Salvación desde la creación hasta antes de la venida de Cristo; la segunda contiene 27 libros que abarcan el período que hay entre la venida de Cristo y la muerte del último apóstol.

La Biblia originariamente fue escrita en tres idiomas: el hebreo, que es la lengua del israelita; el arameo, que es el rústico idioma del pueblo, el mismo idioma que hablaba Jesús, y el griego, en el que están escritos la mayor parte de los libros del Nuevo Testamento. De tales idiomas originales, la Biblia se ha traducido a todas las lenguas y dialectos para así llegar a los confines del mundo. Hoy día se siguen haciendo infinidad de copias, siempre tratando de proporcionar un mensaje más fiel al auténtico original.

Disponibles y al alcance de todos los cristianos, tenemos muy buenas traducciones, que año con año se corrigen al ritmo de las investigaciones que realizan los estudiosos de la Sagrada Escritura. Entre ellas mencionamos la Biblia de Jerusalén, la cual es una traducción que cuida mucho su fidelidad a los escritos originales, por ello se recomienda a los que quieren profundizar en el estudio más científico de la Palabra de Dios. Tenemos la Nacar-Colunga, que es una traducción española que maneja un lenguaje antiguo, que hoy nos parece cursi; se difundió mucho hace algunos años, hoy parece en desuso. Existe la conocida Biblia Latinoamericana que es una traducción hecha especialmente para la mentalidad y el vocabulario del latinoamericano; de fácil lectura y comprensión es la traducción que recomendamos para nuestro curso, pues cuenta con muy buenos comentarios y explicaciones.

Las traducciones, "Dios habla hoy" y "Dios llega al hombre" de Ediciones Paulinas son muy accesibles y económicas. Y recomendamos la Biblia Misionera, que tiene comentarios de los Misioneros Servidores de la Palabra.

Hay también infinidad de gruesas traducciones de lujo, con muchas imágenes y bordes dorados, dignas de estar en una vitrina. Nosotros abrazamos la idea de que la Biblia debe ser un libro para leerse, subrayarse y llevarse a todos los días, sin ningún escrúpulo, pues el libro del cristiano por excelencia. Por ello nos conviene una Biblia en letra grande que nos permita localizar y leer los textos fácilmente.

¿CÓMO DIFERENCIAR UNA BIBLIA CATÓLICA DE UNA PROTESTANTE?

Hay dos modos importantes para reconocer si la Biblia que ha llegado a nuestras manos es católica o protestante:

1.     La Biblia católica lleva siempre la aprobación eclesiástica que se expresa con la palabra latina "imprimatur" que significa "imprímase", o bien "Nihil obstat" (nada se opone). O en su defecto, la rúbrica del obispo que autoriza la traducción. Esto se encuentra en las primeras páginas de la Biblia.

2.     La Biblia católica tiene 73 libros, mientras que la protestante 66; esto debido a que los protestantes no reconocen como inspirados los siete faltantes.

También los testigos de Jehová difunden su biblia cargada de errores doctrinales, la titulan "traducción al nuevo mundo de la sagradas escrituras" no es apta para nuestro estudio. El libro de los mormones no puede considerarse como biblia.

¿CÓMO LOCALIZAR UN TEXTO BÍBLICO?

Para encontrar un texto bíblico, primero se menciona el título del libro. Cada uno de los 73 libros que conforman la Biblia tiene un nombre (Génesis, Éxodo, etc.). El índice que se encuentra al principio o al final de la Biblia, nos enlista los nombres de los libros, con su abreviatura y la página donde pueda localizarse.

A continuación se da un número que corresponde al capítulo, normalmente de tamaño grande o remarcado, fácilmente visible; luego se da otro número que indica el versículo, éste es un pequeño número entre las líneas de la escritura. El versículo nos ayuda a localizar el texto que deseamos en el capítulo. Así por ejemplo:

Libro: Gén. Capítulo 1 Versículo 26

La cita queda así:

Gén. 1, 26 Si uno quiere que se lean varios versículos como por ejemplo hasta el 28, se dirá Gén. 1, 26-28. Si se quiere que se lea otro texto del mismo capítulo, pero separado del anterior, se pondrá un punto. Por ejemplo: Gén. 1, 26-28.30 quiere decir que al final de la lectura de del versículo 28 pasará al 30 sin leer el 29.

Ahora ensayaremos esta localización de los textos tomando algunos pasajes de la Sagrada Escritura que nos señala la importancia que tiene la Palabra de Dios para el cristiano y nos exhortan para apreciarla como algo indispensable para nuestra maduración en la fe.

Veamos el texto:

Heb 4, 12- 13

Libro capítulo versículos

Este texto del Nuevo Testamento, subraya de una manera clara y fuerte que "La Palabra es viva y eficaz". Decíamos al inicio que la Palabra de Dios no es palabra humana que se dijo hace muchos cientos de años, sino palabra actual que viene a sacudir e inquietar nuestra propia vida. Por eso, frente a una palabra de la Biblia, toda palabra resulta vacía y pobre; nada puede compararse con la voz de Dios que se dirige al hombre para manifestarle su voluntad. Es el medio de comunicación por excelencia, por la que nos unimos a Él, del mismo modo como un padre se comunica con sus hijos para expresarles su amor.

El texto también revela la fuerza de penetración que tiene la Palabra “hasta la raíz del alma y del espíritu”, es como una flecha puntiaguda que se clava en un tronco. Una persona que ha escuchado la palabra de Dios no puede permanecer como antes; pues por medio de ella descubrimos nuestra miseria y nuestro pecado y al mismo tiempo la necesidad que tenemos de Dios para seguir adelante. Dice el cincelazo núm. 59: "La palabra de Dios tiene un doble efecto: Descubre nuestra miseria para que la detestemos y nos da fuerza para caminar hacia Cristo".

Veamos ahora otro texto: Ef 6, 17 (Carta a los Efesios, capítulo 6 versículo 17), que nos presenta la palabra de Dios como “casco de salvación y espada del espíritu”. Nos refleja el papel del escudo de protección que tiene la Palabra. La batalla que libera el cristiano en el mundo actual es difícil e imposible, si no se va bien armado con la fuerza de Dios. Dice un conocido refrán: “Nadie va a la guerra sin fusil”. Así también el cristiano que no se arma con la palabra de Dios va a una derrota segura en la vida. Tomemos el ejemplo de Cristo que salió adelante de las tentaciones del demonio, defendiéndose con la palabra de Dios. No puede llamarse cristiano a aquel que ignora las escrituras y desconoce el poder que tiene la Palabra. San Jerónimo decía: “Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo”.

Otro texto de entre los muchos que nos hablan de la Palabra de Dios es 2Tim 3, 16-17 (Segunda Carta a Timoteo, capítulo 3, versículos del 16 al 17), que afirma que “toda escritura es inspirada por Dios” y señala también algunos atributos que tiene la palabra:

TODA ESCRITURA ES INSPIRADA POR DIOS

1.    “Sirve para enseñar”: La palabra de Dios no es cultura ni libros de buenos modales; es palabra que nos enseña a vivir como hijos de Dios entendiendo su voluntad, a amarlo cada día más y a servirle a nuestros hermanos. Unos padres de familia sin mucha cultura, pero con un gran amor a la Palabra podrán hacer de sus hijos hombres de bien pues cuentan con la sabiduría divina.

2.    “Rebatir”: Está palabra significa rechazar la fuerza y la violencia que intentan hacer algunos. La Palabra nos afirma en la lucha de la vida, nos da seguridad y confianza, pues nos garantiza que obramos desacuerdo a la voluntad de Dios.

3.     “Corregir”: Pues viene a señalarnos las fallas que vamos teniendo, proporcionándonos un modelo de conducta. Dice el cincelazo núm. 60: "Nunca terminamos de cambiar, pues la Palabra de Dios es siempre Buena Nueva, y llega a nosotros exigiéndonos cambios".

4.     “Guiar en el bien”: Muchos hombres navegan en la vida, sin ningún ideal o sentido de existencia, se tambalean ante los problemas, dudas o confusiones; son como banderas que ondean hacia donde el viento las empuja. Hay un dicho mexicano: “¿Adónde va Vicente?, a donde va toda la gente”. El cristiano, en cambio, poseedor del tesoro de la Palabra se forja un ideal y un carácter, empeñándose en la constante superación; la palabra de Dios es su compañera que le ayuda a discernir el bien del mal, lo que le conviene de lo que no le conviene.

5.     “Hace perfecto al hombre”: Es el hombre un bloque de piedra sin forma, del que Dios quiere hacer una escultura a imagen de Cristo, su Hijo. La palabra de Dios es el cincel que va eliminando todo lo que impide que en nosotros se descubra el hombre perfecto. Este es un trabajo lento y pesado que nos exige paciencia y perseverancia.

Por último veamos el texto Is 55, 10, el cual nos habla del poder de la Palabra para generar la vida y para transformar nuestro ambiente. El fruto lógico de la Palabra de Dios es la conversión. No puede entenderse la actitud de un cristiano que al escuchar la Palabra, permanezca en el mismo estado y actitud en que estaba antes de escucharla. La Palabra representa la voz de Dios que despierta al amor, única fuerza capaz de lograr los cambios. La Historia nos muestra muchísimos hombres santos que, acogiendo la Palabra, transformaron su existencia y su propio ambiente. Quizá hay en nuestro pueblo algunas personas que haciendo esta experiencia salieron de sus vicios y actitudes ateas y ahora son personas que trabajan para que la Palabra llegue a otros valiéndose de la predicación y de su testimonio.

Otros textos que conviene reflexionar son: 1Pe1, 23; Is49,2; Ap1,16.

Bien, damos por terminada la lección introductoria a este curso bíblico. También recomendamos el manual “Dios ama a los hombres”, como guía para seguir el curso con más detenimiento.



TAREA mandarla al correo
tallerbiblicomsp@hotmail.com

1. ¿Qué se entiende por Historia de la salvación?

2. ¿Por qué la Palabra de Dios es viva y eficaz?

3. Según el texto de 2 Tim.3, 16 - 17, ¿para qué sirve la Palabra de Dios?

4. ¿Cómo distinguimos una Biblia católica de una protestante?

5. Explicar brevemente los textos 1 Pe 1, 23; Is 49, 2; Ap. 1,16.

Ayúdanos para seguir con este apostolado
Gracias por apoyarnos


Síguenos en nuestra página oficial para saber más de los Misioneros Servidores de la Palabra:







7 comentarios:

  1. HOLA HERMANOS Y HERMANAS EN CRISTO GRACIAS POR TODA ESTA INFORMACION QUE A MI EN LO PARTICULAR A PEZAR QUE YA ESTOY VIEJO LOS ESTOY DESCUBRIENDO Y ME ENCANTAN ESTOY ESCRIBIENDO ESTO EN LA MISMA FORMA QUE VOY ESCUCHANDO PARA QUE NADA SE ME ESCAPE TENGO UNA DUDA DONDE PUEDO OBTENER LOS SINCELAZOS DE LOS CUALES USTEDES HABLAN?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos libros: Cincelazos para forjar Apóstoles 1 y 2, del Padre Luis Butera. Los puedes pedir a materialmsp@gmail.com o en cualquier librería de las Misioneras Servidoras de la Palabra. En este video te lo explican:
      Ver "Libro de los cincelazos. Pensamientos para meditar de forma personal o en grupo." en YouTube
      https://youtu.be/uxJLLt1kKys

      Eliminar
  2. perdón por mi ignorancia solo tengo una duda me confundi al oir cual es el primer libro que no contienen las biblias protestantes ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los que mencionan en el audio? Tobias (Tobit)

      Eliminar
  3. Muchas gracias por su tiempo me encantó Este programa

    ResponderEliminar
  4. Muchas pero muchas gracias por éste curso, siempre lo quería tomar en la Iglesia pero no había un día que me quedará bien, y ya aquí estoy empezando a aprender cosas muy importantes que usualmente no sabemos, hay mucha ignorancia en nuestras iglesias,así que yo estoy compartiendo esto y Ojalá y primero Dios muchos más puedan aprovechar de tanto conocimiento! Envienme su bendición por favor para seguir hacia adelante con la palabra de Dios. Gracias!.

    ResponderEliminar